LA TROMPETISTA DE FALOPIO: DE REGRESO A LA DOCENCIA



DE REGRESO A LA DOCENCIA

Hace tres semanas que dejé mi trabajo como correctora de estilo en una empresa de publicidad médica. ¿Pero por qué, si me pagaban bien, tenía seguro y prestaciones, había comodidad y mis compañeros eran buenaonda? Les diré: porque ya no quería pasar tantas horas corrigiendo textos sobre pacientes con cáncer colorrectal o lechitas carísimas para bebés. ¿A quién beneficia eso? A los grandes laboratorios y a monopolios como Walmart. La verdad es que me divertí, aprendí, hice nuevos amigos, conocí a un muchacho extraordinario y realicé mi trabajo lo mejor que pude, pero casi todos los días pensaba, de modo un poco nostálgico, en mis días como maestra en una prepa; me preguntaba si había sido demasiado enojona o dura con los alumnos, qué tanto había logrado en ellos, qué cosas cambiaría si volviera a dar clases.
Por otra parte, me estaba energumenizando, digamos que ya me quedaba como media rayita de tolerancia para escuchar conversaciones sobre moda y cosas, sí, cosas, que es de lo que más se hablaba en la oficina; entonces, me llaman de una escuela para ofrecerme el puesto de profesora de filosofía y lógica; esta vez, un buen número de horas. Grupos grandes, clases muy temprano, pago por honorarios, muchos trámites en poco tiempo… ¿Y cuál fue mi respuesta? Simona la cacariza, ya están peinados pa’trás. Algunos días después dejé mi otro trabajo. Y no me agobió la duda. Me sentí libre, porque la libertad es algo que también se siente.
Estoy convencida de que la docencia es una buena trinchera, un oficio en el que se puede fomentar el pensamiento crítico y ayudar a los demás. Quizá mi creencia es errónea, pero hay un sentido en el que sé que no me estoy equivocando: esta decisión me hace sentir feliz. Además de divertirme, al dar clase pongo una parte importante de mí: de lo que creo, de lo que aprendí, de lo que deseo y por qué no: de mi cariño por la filosofía y por los preparatorianos, que tanto me recuerdan a mí en aquella etapa agitadísima de conocimiento y novedad.

Etiquetas: , , , , ,

« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

3 Comments:

At 1:53 p. m., Blogger Patricia said...

Hola Livi, soy Patricia, llegue un dia a tu blog y sopales.. me quede atrapada, tiempo en tiempo te checo porque me gustan mucho tus palabras y el alma que reflejas en tus pensamientos. Gracias por escribir tu blog y permitirnos viajar con tus letras.
Muchas veces me siento asi.. atrapada, no feliz con mi trabajo.. y si... tengo un buen trabajo, util y bien pagado.. sin embargo me falta la parte que llena. Te admiro por atreverte y buscar lo que te hace feliz, disfruta!! suerte en tus clases :)!!!

 
At 4:17 a. m., OpenID tempestadypasion said...

Chingón Livi! Sí, me parece una buena trinchera esa de la docencia.

Que andes bien mientras te sientas a gusto :) Un abrazo!

La polimorfa Lía

 
At 2:26 p. m., Anonymous Trompetista de Falopio said...

PATRICIA: gracias a ti por el comentario tan chido. Ya casi no estaba escribiendo aquí, pero como puedes ver, me entró de nuevo el ímpetu bloguero. Sí, es la gran dicotomía entre cobrar bien y sentirse un poco atrapado, o cobrar mal y sentirse más completo.
LÍA REVUELTAS: simón, eso digo yo. Estoy contenta y muuuuy cansada. Nos vemos pronto :)

 

Publicar un comentario